El método Edúkame para dormir. Conciliemos el sueño con amor.

 

bebe-2

El dormir es un tema que suele preocupar mucho a los padres durante la infancia de sus hijos. Suelen invadir muchas dudas cuando empiezan los despertares nocturnos o cuando ya no se duermen con facilidad o cuando reclaman constantemente. Para que las noches no se conviertan en dramas familiares, sino en verdaderas oportunidades para potenciar y ofrecer seguridad,  protección y conexión emocional, hemos creado los siguientes materiales didácticos:

1) Una guía educativa con información útil sobre cómo atender emocionalmente a tu hijo desde recién nacido para que active sus propios recursos que le ayudarán a domir; cómo atender sus despertares nocturnos y sus peticiones, etc.

2) Juegos y Actividades: sencillos y útiles recursos educativos para superar este periodo:

  1. Guía Ir a la cama feliz recursos muy prácticos y sencillos, creados por Edúkame, para que tu peque se vaya feliz a la cama
  2. Cuento “El niño que no sabía dormir”. El mejor de los cuentos para descubrir divirtiéndose las rutinas necesarias para irse a dormir.
  3. Material Escucha su descanso emocionalmente. Un recurso práctico para aprender a conectar y escuchar emocionalmente a tu hjio o bebé.
  4. Póster Consejos para un sueño feliz, para recordar los principios más importantes y abordar este momento del desarrollo de tu hijo con bienestar emocional.

Edades recomendadas: 0 a 6 años.

El método Edúkame para ir a la cama feliz.

Recursos emocionales para que nuestros hijos vayan a la cama contentos

 

dormir

dorr

El método Edukame para dormir: seguridad y conexión emocional.

Ofrecer seguridad emocional a nuestros hijos cuando es el momento de dormir o durante sus despertares nocturnos significa que les escuchamos emocionalmente. Escuchamos sus necesidades emocionales y se las cubrimos, y así nuestro hijo obtiene seguridad. Cuando el bebé o niño se siente seguro emocionalmente, puede poner en marcha sus propios recursos para dormirse o para recuperar el sueño de nuevo. Esta seguridad emocional se ofrece siendo una madre o padre dispuesto y conectando emocionalmente con nuestro bebé o niño pequeño.

Ser unos padres dispuestos no implica ser perfectos, ni sacrificados, ni conocedores de todas las teorías del sueño infantil publicadas. Es algo mucho más sencillo y apto para casi todos los padres del mundo: Se trata de estar disponible, tener una actitud abierta para comprender las señales que da el niño sobre lo que necesita en cada momento y poder ofrecérselas. Estar disponible y atento emocionalmente no está reñido con poner límites cuando sea necesario. Los límites también les ayudan a crecer sintiéndose queridos, con pautas claras y logrando un buen equilibrio interno.