¿Cómo lo han conseguido mis padres?

Durante los primeros años de vida de nuestro pequeño, tenemos que acudir al pediatra regularmente. Para el niño pequeño, el pediatra es un desconocido con el que normalmente establece una relación poco agradable. Los padres tratamos de conseguir que esta relación sea lo más positiva posible, y por ello os ofrecemos estos recursos:

1) Una guía educativa con información útil sobre el tema, sobre  todo desde la perspectiva emocional: ¿Cómo afrontar las visitas? ¿Qué hacer para mejorar la relación médico-niño? ¿Por qué lloran ? etc.

* Con prólogo del conocido Pediatra y escritor, Carlos González. 

2) Juegos y Actividades: sencillos y útiles recursos educativos para enseñar a gestionar las visitas médicas. Los materiales irán apareciendo semanalmente a lo largo del mes:

  1. Cuento infantil “El Capitán Curasana y las vacunas”. Un cuento para entender cómo actúan las vacunas y de qué manera nos protegen de los virus.
  2. “Pacientina”: Completo descargable de un “medicamento imaginario” que nos invita a reflexionar sobre la importancia de la paciencia paternal durante las enfermedades infantiles (incluye un póster, un recortable y su prospecto).
  3. Jugar a médicos. Un juego de para normalizar las visitas pediátricas a través de la representación y escenificación de situaciones.
  4. Medallas para potenciar conductas positivas en las visitas al doctor.
  5. Etiquetas para facilitar que el niño tome los medicamentos que le corresponden.

 

Miedo al pediatra, ¡nunca más!

Guía, actividades y juegos para que nuestro hijo no tenga miedo del pediatra.

Durante la infancia y con gran frecuencia en los primeros años de vida, el niño debe acudir a la visita del pediatra.  En la mayoría de los casos, estas consultas son a causa de alguna enfermedad o molestia. En otros, simplemente, con motivo de una revisión regular. 

Pese a la regularidad de las visitas, no es extraño escuchar el llanto desconsolado de los pequeños tras la puerta del doctor. El llanto es una reacción normal. Para el niño, el médico es una persona poco conocida, distante, que no se dirige a él de la misma manera como lo hacen papá o mamá, que le toca con instrumentos etc.

En definitiva, es una persona que visita normalmente cuando se siente enfermo y que le realiza “cosas extrañas”: le abre la boca, le mira las orejas o le toca con instrumentos que nunca antes había visto. Es por eso que no es extraño que el niño sienta miedo del pediatra y de asistir a su consulta. 1) Por eso, el número de la suscripción “Me gusta ir al pediatra, ¿cómo lo han conseguido mis padres?” aborda esta problemática a través de materiales de consulta, actividades y juegos sencillos de usar; cómodos tanto para los padres como los educadores y pediatras.

Edades recomendadas: 0 a 4 años.

Valor de la guía: 10 dólares precio normal, a partir de la quinta guía, te bajamos el precio. Para información de como conseguirla llena nuestro formulario y menciona la guía o guías que te interesan.